De las tiras de pollo a los filetes: Añade variedad a la dieta de tu hijo adolescente

Convencer a tu hijo adolescente para que deje de comer cosas como pollo frito, hamburguesas de cadena de comida rápida y papas fritas con aceite, puede sonar como el tipo de discusión queno deseas tener. Pero dejar que tu hijodesarrolle hábitos alimenticios nocivos para la salud, al negarse a añadir una mayor variedad a su dieta, es una vía segura para la aparición de problemas de salud en etapas posteriores de su vida. Además, una educación alimenticia inadecuada puede provocar ansiedad con respecto a la comida, así como graves trastornos alimenticios. Por lo tanto, aunque resulte más sencillo dejar que tu hijo mantenga sus hábitos alimenticios actuales, corresponde a los buenos padres la enseñanza de una alimentación más saludable, antes de que algún daño grave se presente, incluso si el adolescente es especialmente desafiante. A continuación, te ofrecemos cinco consejos para ampliar el repertorio alimenticio de tu hijo adolescente, desarrollar su interés por la comida y encaminarlo hacia una alimentación saludable.

 

Invierte en salud

 

Aunque resulte más costoso, llevar tu hijo su adolescente a restaurantes “elegantes” es una forma rápida de familiarizarlo con nuevos alimentos. El menú contará con pocas o ninguna opción de platillos para niños, por lo que sentirá una ligera presión social para ordenar algún platillo más apropiado para un adulto, como un pescado, un filete, o la especialidad del restaurante.

 

Tu hijo no querrá pasar vergüenzas en la mesa, especialmente delante de otros adultos, así que dejará de lado su elección habitual a favor de algo más sofisticado. Luego de unas cuantas veces, incluso cabe la posibilidad de que alguno de estos estos platillos se convierta en su nuevo favorito, y tú podrás encontrar la receta y prepararlo en casa. Sin duda, estos platillos le aportarán una distribución más equilibrada de todas las vitaminas, minerales y proteínas esenciales que tu hijo necesita para mantenerse sano. Y, una vez que aprendas a cocinarlos en casa, ¡todo será más barato!

 

Haz de la nutrición una tarea diaria

 

Es increíblemente fácil navegar por Internet y encontrar información nutricional adecuada para tu hijo adolescente. Simplemente busca por su edad, altura y peso, y encontrarás recursos para proporcionarle una dieta saludable y balanceada. No es mala idea imprimir dicha información en una hoja y colocarla en un lugar claramente visible de la casa (¡puedes probar en el refrigerador!) para que tu hijo la vea. Ya que se trata de algo que tiene que ver con su propio bienestar, lo más probable es que reaccione de mejor manera a una hoja de nutrición que a una tabla de quehaceres

 

 

Deja que tu hijo adolescente haga el trabajo

 

La forma más sencilla de lograr que tu hijo se alimente de manera saludable es hacer que se motive a sí mismo. Si tu hijo considera por sí mismo que obtener las cantidades correctas de proteína, calcio y otras vitaminas esenciales es algo importante, lo más probable es que encuentre la manera de hacerlo. Puedes alentarlo explicándole cómo una dieta saludable le ayudará a lograr los objetivos que ya se ha propuesto. Para un atleta, es una simple cuestión de, “eres lo que comes”. Si comes bien, tendrás un buen rendimiento. Si comes mal, tendrás un mal rendimiento. Comer los alimentos adecuados también puede ayudar en otras áreas, ya que aumenta la memoria, reduce el estrés y conduce a un sueño más reparador. Este enfoque puede hacer que tu hijo se dé cuenta de la importancia de una buena dieta y al mismo tiempo relajar la carga de trabajo que debes afrontar como padre.

 

 

Habla con los profesionales

 

Los nutricionistas y dietistas son recursos invaluables cuando se trata de la dieta de tu hijo adolescente. Es posible que no comprendas la aversión de tu hijo a ciertos alimentos. Puede que sea el sabor, el color o la consistencia, lo que lo desanima. En ese caso, lo más probable es que un profesional pueda aclarar las cosas. Un nutricionista puede ayudarte a identificar las razones detrás de los hábitos alimenticios de tu hijo, lo que te brindará mayor información acerca de cómo ayudarle. Además, el escuchar consejos por parte de un profesional puede llegar a ser más efectivo que escuchar un sermón por parte de sus padres. Incluso podría lograr que su mentalidad cambie de un ‘Mamá dice que tengo que…” a un “Vaya, esto es importante.”

 

Documéntate

 

Existe una abundancia de revistas y periódicos repletos de consejos sobre nutrición. Publicaciones como Sunset Magazine y Bon Appetite ofrecen artículos sobre la vida saludable, así como recetas para comidas nutritivas y balanceadas. Revisarlas en compañía de tu hijo adolescente puede ser una magnífica manera de encontrar nuevos platillos que les parezcan atractivos a ambos. Y si desean ir un paso más adelante, ¡incluso pueden tratar de cocinar algo juntos! Esto podría mostrarle a tu hijo todo el trabajo que hay detrás de una comida, lo cual podría aumentar su apreciación por una mayor variedad de alimentos.

 

 

Pan comido

 

Mejorar la dieta de tu hijo adolescente no tiene por qué ser algo complicado. En lugar de enfocarte en lo que tu hijo no puede comer, ¡trata de hacerle ver la inmensa cantidad de alimentos que se está perdiendo! La buena comida es uno de los mayores placeres de la vida, y estamos convencidos de que este consejo te ayudará a impulsar a tu hijo hacia la dirección correcta. ¡Quién sabe, incluso podrías llevarte la sorpresa de que se convierta en un gran chef en el futuro!

Biografía del autor:

Andy Earle es un investigador que estudia la comunicación entre padres e hijos y las conductas de riesgo de los adolescentes. Es el cofundador de talkingtoteens.com, escritor fantasma de WriteItGreat.com y anfitrión del  podcast Talking to Teens, un programa de entrevistas semanal gratuito para padres de adolescentes.